¿Quién acabó con lo mejor que tenía Internet?

smartphone-2250233_640

Los artículos que hablan sobre cómo las nuevas tecnologías están afectando a nuestras vidas (desde cómo funciona nuestro cerebro a cómo funcionan nuestras democracias) son un sub-género en sí mismo. Cada cierto tiempo puede leerse algún artículo que se propone examinar la cuestión. Es el caso de un escrito en la popular plataforma Pijama Surf titulado Por qué Instagram representa la muerte de lo mejor que tenía Internet.

Aunque se publicó en marzo, sólo recientemente lo he visto circular estos días por las redes. Y al hacerlo tenía la sospecha de que no me iba a gustar. Y, efectivamente, no me ha gustado y en esta entrada me gustaría explicar por qué. Va a ser un análisis un poco largo, pero el tema lo vale.

Seguir leyendo

Los límites del pensamiento crítico y el poder de la comunicación

Parece que el pensaminto crítico se está asumiendo como una necesidad de primer orden para los individuos en nuestras sociedades. La tendencia viene de una cierta inercia de los pasados años, pero se ha acentuado con fenómenos como las fake news (o noticias falsas).

Esa necesidad sentida es algo a celebrar, sin duda. Pero por desgracia quizá incluso el pensamiento crítico se nos quede corto a la hora de combatir la irracionalidad.

Eso es lo que daba a entender un  artículo del día 21 de febrero en el blog Magonia, con el título Engañarnos es muy fácil Seguir leyendo

También Bowie era sólo un hombre

BowieReturnNew647

Sí, ha muerto David Bowie. Y como no podía ser de otra forma, los medios y las redes se han llenado de artículos, de imágenes y de canciones que loan su figura y su obra. Uno de esos artículos que más me ha impresionado ha sido, curiosamente, uno que tiene poco que ver con una loanza del Bowie artista. Más bien, parece un recordatorio de algo que olvidamos con frecuencia: los ídolos de la cultura popular son personas, no dioses. Y, como tal, también están sujetos a los mismos miedos, angustias y preocupaciones que la gente de a pie.
Seguir leyendo

A lo mejor somos una encrucijada

11506_I_encrucijada 3

Sería todo mucho más sencillo si no te hubieran inculcado esa historia de llegar a algún sitio, bastaría con que te hubieran enseñado, sobre todo, a ser feliz permaneciendo inmóvil. Todas esas historias sobre tu camino. Encontrar tu camino. Ir por tu camino. A lo mejor, en cambio, estamos hechos para vivir en una plaza, o en un jardín público, allí quietos, dejando pasar la vida, a lo mejor somos una encrucijada… (Alessandro Baricco)

¿Qué podríamos entender por “ser una encrucijada”? Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua, una encrucijada es:

1. f. Lugar en donde se cruzan dos o más calles o caminos.
2. f. Ocasión que se aprovecha para hacer daño a alguien, emboscada, asechanza.
3. f. Situación difícil en que no se sabe qué conducta seguir.

Si tomamos las acepciones 1 y 3, es bastante probable que Baricco tenga razón. Sería más fácil para todos si utilizáramos la metáfora de la encrucijada en lugar de la del camino, porque somos, hemos sido o seremos un cruce de direcciones, una amalgama de decisiones entre las que elegir sin que tengamos muy claro qué criterio utilizar para priorizarlas.

Y es que, si la vida es algo, algo esencial, quizá sea eso: incertidumbre, inseguridad, cruce de caminos, cambio. Los planes se tuercen (y eso cuando tenemos planes); acabamos en lugares (emocionales o físicos) insospechados; los gustos y las prioridades se transforman, mutan; y todo ello, por la fecundación cruzada de ideas, emociones, por la interacción con otras personas que se cruzan en nuestro camino, o por el simple y puro azar.

Sí, harían bien en enseñarnos a ser felices sin la necesidad de ir a ningún sitio en especial. Claro que es bien poco probable que eso pase, dada la naturaleza cinética de la sociedad. Así que, si no podemos vivir en una plaza, démonos el gusto de visitar una de vez en cuando, ya sea real o imaginada. Démonos el gusto, de vez en cuando, de no haber de decidir qué dirección tomar.

Sobre encontrar el propio camino

ENCONTRAR PROPIO CAMINO

Los emprendedores están de moda. En unos tiempos de convulsiones económicas, en los que miles de trabajadores temen por su presente inmediato, los emprendedores se presentan como personas que han sabido encontrar su propio camino entre el caos de un mercado laboral masificado y salvaje. Además, un buen número de esos emprendedores han pasado a formar parte del imaginario colectivo: guapos y ricos (muy ricos en algunos casos) son considerados como referentes a seguir, y sus opiniones y su imagen se publicitan al más alto nivel. Seguir leyendo

Encuentra tu elemento… o no

ENCUENTRA TU ELEMENTO

Gyula Halász, alias Brassaï, ha pasado a la historia como uno de los mejores fotógrafos del siglo XX. Especialmente celebradas son sus fotografías de la noche de París, de su ambiente y de las personas que la poblaban: unas imágenes llenas de magia y humanidad. Pero Brassaï no se dedicó en exclusiva a la fotografía, ni mucho menos: también aplicó su talento artístico al dibujo, a la escultura, e incluso al cine. Seguir leyendo