¿Qué es una teoría científica?

mathematics-757566_960_720

Hay grandes teorías científicas que suelen recibir ataques de escépticos de diversos tipos utilizando el argumento “es sólo una teoría”.

Pero ¿es algo negativo ser una “teoría”? ¿Qué es exactamente una teoría científica, y cuando deberíamos aceptarla? A esas preguntas nos responde Tom Solomon en un artículo para The Conversation.

Comenta Solomon que en ciencia el término “teoría” no tiene el regusto un tanto despectivo que suele tener en el habla cotidiana de “explicación que está por comprobar”. Al contrario, una teoría científica deja de ser una conjetura desde el momento en que es puesta a prueba de forma experimental.

Las teorías científicas según Solomon comparten dos características: en primer lugar, que han de hacer predicciones sobre la realidad que puedan ser comprobadas con éxito mediante la experimentación; en segundo lugar, que puedan ser falsables, esto es, que pueda soportar pruebas que busquen refutar la teoría.

Con esa base, Solomon escribe:

No hay un lindar o un punto determinado en el que podamos decir que una teoría está “establecida”. Y nunca hay una certeza del 100 por ciento. Pero la aceptación casi unánime por la comunidad científica no ocurre a no ser que la evidencia sea aplastante.

Las características de las teorías científicas también suponen que los escépticos de cualquier teoría dada deben basar sus argumentos en pruebas igual de rigurosas que las que apoyan las teorías que se pretenda desacreditar.

Sin duda que las cuestiones relativas a la ciencia no son triviales, dada la importancia de muchas de las teorías científicas para nuestro presente y nuestro futuro. Consulta el artículo original (en inglés) en The Conversation.

 

Da que pensar: En su artículo Tom Solomon menciona algunas de esas importantes teorías, y cómo han superado la prueba del tiempo. Y entre ellas se encuentra la teoría de la evolución por selección natural. En su día vimos en este blog, de la mano de Tania Lombrozo, Por qué hay gente que no cree en la teoría de la evolución. La explicación de Lombrozo estaba basada en la psicología, pero como explica el artículo de Solomon el rechazo que algunas personas sienten ante teorías como la de Darwin también se explica por (quizá) un desconocimiento de cómo funciona la ciencia.

Recuperemos unas líneas de otro artículo de este blog, que titulé La evolución no es “sólo una teoría”, y que recogía unos párrafos del libro de Niles Eldredge Darwin: el descubrimiento del árbol de la vida:

[…] la evolución, digamos que la evidencia de que la vida ha evolucionado es tan abrumadora que ningún biólogo serio posterior a Darwin la ha puesto en duda. La evolución está tan consolidada como la idea de que la Tierra es un esferoide que gira sobre su eje y se traslada alrededor del Sol.

Imagen de geralt via Pixabay

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s