La mecánica de la pareja, según Gilbert Garcin

la-mecanica-de-la-pareja1
La mecánica de la pareja (2002)

El fotógrafo Gilbert Garcin es un fenómeno improbable. A estas alturas su historia es conocida: durante toda la vida vendedor de lámparas en su pequeño negocio en Marsella, Garcin una vez jubilado descubrió el arte de hacer fotos. Y desde entonces es una referencia en la fotografía contemporánea.

José Luis Barbería dedicaba hace unos años un artículo a Garcin en El País, en el que recogía algunas declaraciones del mismo. Escribe Barbería que quizá para Garcin la fotografía fue un medio de escapar al tedio existencial que acechaba en la jubilación:

“Me horroriza”, dice, “frecuentar a gentes de mi edad que están siempre volviendo al pasado y preguntándote si te acuerdas de esto o aquello. No, yo no me acuerdo. Para mí, lo ideal es que el presente aplaste el pasado”.

Por los motivos que fueran, lo cierto es que las fotografías de Garcin tienen un poder hipnótico. Quizá ello se deba a su estilo, unos fotomontajes en blanco y negro poblados únicamente por él y, en ocasiones, por su mujer. Pero casi seguro que es por el contraste que hay entre la economía y la sencillez de los medios y aquello que las imágenes representan: reflexiones y estampas sobre y de nuestros miedos, de nuestras angustias, de todo lo que valoramos en la vida cotidiana como digno de ser humano. Y todo ello tratado con ironía, humor y también con cariño.

En el año 2006 el Centro Cultural Metropolitano Tecla Sala, en L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona) acogió la primera retrospectiva en España de Garcin. Recogiendo fotografías del periodo 1995 – 2005, la exposición recibió el título de El testimoni (El testigo), y dio lugar a un catálogo con el mismo nombre.

Dividido en diferentes epígrafes temáticos, el catálogo nos muestra las diversas facetas de las obras de Garcin. En mi opinión ese cariño del que hablaba más arriba se refleja en la sección La mecánica del matrimonio.

Garcin, con su ojo crítico, desarrolla una serie de estampas en las que nos muestra las inconsistencias, las contradicciones pero también la ternura que encierra ese equilibrio difícil que a veces es el matrimonio y, por extensión, la pareja. Que los protagonistas sean Garcin y su esposa no hace sino añadir un toque más de cercanía, de respeto, de ironía, como si estuviésemos viendo las propias intimidades de la pareja.

A continuación tenéis algunas de mis imágenes favoritas incluidas en el catálogo El testimoni. Las imágenes llevan el título, algo que ayuda a dar más contexto a las fotos de Garcin, a realzar su efecto, y que por desgracia no siempre está presente en no pocas entradas que se han dedicado al fotógrafo. En la página web de Gilbert Garcin podéis encontrar imágenes que abarcan toda su carrera.

el-contrato-matrimonial
El contrato matrimonial (2004)

 

la-union1
La unión (2001)

 

lo-irreparable1
Lo irreparable (2003)
los-primeros-pasos1
Los primeros pasos (2003)
los-vinculos-del-matrimonio1
Los vínculos del matrimonio (2002)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s