Mademoiselle Chambon, o sobre los silencios del amor y las cargas que llevamos

Mademoiselle Chambon, película francesa de 2009 dirigida por Stéphane Brizé y basada en la novela de Éric Holder, es seguro una de aquellas películas que puede saberle a poco a mucha gente. Y es que narra algo que ya ha sido narrado muchas veces: la posibilidad imposible, o la imposible posibilidad, del amor. Pero, como suele suceder en estos casos, lo importante, lo diferencial, es cómo se narra.

mademoiselle-chambon-cartel

Jean (interpretado por Vincent Lindon) es albañil en una pequeña localidad francesa. Hombre responsable, buen padre de familia y buen esposo, de pocas palabras, conoce un día por casualidad a la maestra de su hijo, Véronique Chambon (interpretada por Sandrine Kiberlain).

Entre Jean y Véronique surge una historia de amor, pero que nos es explicada en su totalidad a través de los gestos, las miradas y sobre todo los silencios tanto de Jean y Véronique. Esos silencios son la base que sustenta la historia: el silencio de Véronique mientras observa a Jean hablando a sus alumnos sobre su profesión; el silencio de Jean al observar cómo Véronique toca el violín; el silencio de Véronique mientras espera una improbable llamada; el silencio de Jean al volante;…

En un artículo para El País, Lindon y Kiberlain hablan sobre los silencios de la película. Dice Lindon:

Yo solo creo en los gestos. Lo único que me interesa de una película es cuál es la profesión de mi personaje, cómo me muevo. La psicología del personaje no me interesa, eso se lo dejo al espectador que es el que lo debe de decidir

Por su parte, Kiberlain comenta:

Para una actriz, es un verdadero placer poder interpretar los sentimientos sin tener que usar las palabras. En la vida real cuando uno se enamora apenas hay palabras, lo que se vive son sensaciones.

Esos silencios, y las bellas transiciones entre escenas, funcionan como un imán para atraer nuestra atención: nos preguntamos qué estarán pensando, cómo se estará cociendo su atracción y qué dudas pueda haber en su interior.

Porque Mademoiselle Chambon no sólo trata del amor entre dos personas. También trata de los fardos que llevamos a cuestas: de los pesos que nos acompañan producto de no se sabe bien qué, si de nuestra forma de ser, de nuestra crianza, de nuestra clase social, de nuestro estilo de vida o de nuestras decisiones pasadas. O quizá producto de esos lazos imperceptibles que nos unen a los demás, de las obligaciones que decidimos tener o que simplemente tenemos y con las que ya no sabemos qué hacer, aparte de seguir manteniéndolas.

Y todo ello explicado sin estridencias, sin postureo lacrimógeno. El guion es parco en frases, pero las pocas que hay son lo bastante significativas como para no necesitar más. También ayuda a la credibilidad de la historia el que tanto Lindon como Kiberlain encajen tan bien en sus papeles, y que se nos aparezcan como personas normales, del montón, como podemos serlo tú y yo.

Dos guindas musicales completan la historia. En un primer lugar, una pieza sobre la que parece girar la historia: Le salut d’amour, de Edward Elgar.

En segundo lugar, la historia se desarrolla en un momento de tiempo que podríamos situar a finales del verano, con un clima suave y una luz oblicua, un momento resaltado por el tema de los créditos finales, Septembre (Quel joli temps) interpretada por Barbara. Una canción sobre las despedidas de final del verano, perfecta para cerrar la película.

En conjunto, una historia que como decía al principio puede saber a poco si esperas sentimientos y pasiones exaltadas, pero una historia bella si aprecias el silencio y las contradicciones que siempre acompañan al amor.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s