La curiosidad podría reducir los sesgos de la mente

​Uno de los descubrimientos más chocantes de la psicología moderna es lo mucho que nos cuesta cambiar nuestras opiniones o nuestra forma de ver el mundo, a pesar de contar con buena evidencia en contra. No sólo tendemos a prestar más atención a la información que confirma nuestras  creencias; además somos muy hábiles interpretando los datos disponibles para que, de alguna forma, acaben apoyando nuestra postura. Y ésa es una dinámica potenciada por nuestra orientación política: conservadores y liberales tienden a tener opiniones opuestas sobre cuestiones importantes, como el cambio climático, opiniones que no parecen verse afectadas por otras consideraciones.

En este sentido, parece como si proporcionar más datos a la gente no fuera suficiente para cambiar su opinión sobre ciertos temas. Pero, como explica Tom Stafford en un articulo para BBC Future, puede que haya un rasgo de carácter que nos ayude a juzgar los hechos de manera mas ecuánime: la curiosidad.

Stafford reseña un estudio que parece apuntar en esa dirección. En el estudio se utilizaron dos escalas para medir, por una parte, el grado de conocimiento sobre hechos científicos de los sujetos y, por el otro, el nivel de curiosidad hacia temas científicos de los mismos. Con los resultados de esas escalas y con información sobre su tendencia política, los investigadores estudiaron la respuesta de los sujetos ante cuestiones controvertidas en las que la ciencia puede aportar datos relevantes (como el cambio climático o el fracking).

Los científicos observaron que un mayor nivel de conocimiento científico no hacía que los sujetos tuvieran opiniones más ponderadas (es decir, conservadores y liberales tenían opiniones enfrentadas, típicas de su respectiva ideología). Pero hallaron un resultado interesante: los individuos que habían obtenido más puntuación en la escala de curiosidad estuvieron más dispuestos a evaluar evidencias que parecían contradecir sus creencias; además, tanto republicanos como liberales con mayor curiosidad tenían un nivel similar de preocupación hacia los temas presentados.

Como resume Stafford:

Así pues, la curiosidad podría librarnos de utilizar la ciencia para confirmar nuestra identidad como miembros de una determinada tribu política. Los resultados también muestran que para promover una mayor comprensión sobre cuestiones públicas, es tan importante que los educadores intenten contagiar su pasión por el conocimiento y el placer que proporciona la curiosidad, como enseñar a la gente algunos hechos básicos .

So, curiosity might just save us from using science to confirm our identity as members of a political tribe. It also shows that to promote a greater understanding of public issues, it is as important for educators to try and convey their excitement about science and the pleasures of finding out stuff, as it is to teach people some basic curriculum of facts.

Consulta el artículo original (en inglés) de Tom Stafford en BBC Future para conocer más detalles sobre los mecanismos que nos llevan a negar la evidencia, y sobre la metodología del estudio reseñado.

Da que pensar: Desde hace unos años, el campo de la filosofía conocido como epistemología (teoría del conocimiento) está sufriendo una revitalización, gracias al trabajo de filósofos en el campo de las llamadas “virtudes intelectuales” (o virtudes epistémicas).

Uno de los filósofos más activos en ese campo es Jason Baehr, que en su día publicó una interesante obra titulada The Inquiring Mind: On Intellectual Virtues and Virtue Epistemology. 

Según Baher, las virtudes intelectuales (o epistémicas) son buenos rasgos de carácter intelectual que nos permitirían determinar la verdad de un asunto. Como ejemplos de estos rasgos, podríamos citar el amor por el conocimiento, la honestidad intelectual, la amplitud de miras,… y, cómo no, la curiosidad.

El estudio de las virtudes intelectuales añade una dimensión más personal, más de disposiciones internas a la teoría del conocimiento clásica, una dimensión en la que el comportamiento de los individuos tiene un gran peso a la hora de determinar qué es el conocimiento, y cómo podemos conocer.

Pero también crea nuevos problemas. Poner en práctica las virtudes intelectuales supone un trabajo cognitivo extra para no caer en sesgos cognitivos o prejuicios ante determinadas informaciones: dado que nuestros conocimientos previos sobre muchos temas, y nuestro tiempo son limitados, ¿cómo puedo saber qué temas han de recibir mi atención?; ¿cómo puedo determinar cuándo he profundizado lo suficientemente en la cuestión?

Según Baehr, las virtudes intelectuales son diferentes de otras facultades intelecutales (como la memoria o la visión), de los talentos (la inteligencia, o el CI), del temperamento (ser de naturaleza abierta, o estudiosa) y de las habilidades (habilidad técnica en dominios específicos). Y eso por dos motivos: las virtudes intelectuales son adquiridas, más que innatas; además, poseen una dimensión normativa para el individuo que no tienen esas otras facultades.

Para Baehr, ese carácter adquirido hace que la práctica de las virtudes epistémicas añada una dimensión de valor extra a la persona, al permitirle adquirir una excelencia en cuanto al acto de adquirir conocimiento.

El estudio de las virtudes epistémicas no es un simple ejercicio intelectual. Su posible adquisición y puesta en práctica pueden suponer una gran diferencia en las oportunidades de las personas para obtener conocimiento, para juzgar de manera más crítica las informaciones a las que estén expuestos y, por qué no, para ser ciudadanos más responsables. Prueba de ese interés práctico es el trabajo de Baehr en la Intelectual Virtues Academy, un centro de enseñanza basado en la puesta en práctica de las virtudes epistémicas. En su página web podéis encontrar varios artículos (en inglés) sobre las principales virtudes epistémicas, entre ellos uno dedicado a la curiosidad.

Imagen vía changeboard 

Anuncios

Un comentario en “La curiosidad podría reducir los sesgos de la mente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s