10 famosos resultados de la psicologia que no se han podido confirmar

science-not-science

Uno de los requisitos fundamentales de la ciencia es la replicación: para que el resultado de un estudio se considere firme y razonablemente probado, es necesario que otros investigadores lleguen al mismo resultado reproduciendo el estudio original. El hecho de que no se pueda obtener el resultado previsto no es una prueba definitiva en contra de la validez del estudio que se ha tratado de reproducir, pero sí que arroja dudas (en ocasiones serias) sobre su validez.

En el blog BPS Research Digest Christian Jarrett dedicada una entrada a comentar diez resultados tremendamente populares y famosos de estudios de psicología que a día de hoy ha sido difícil reproducir con éxito.

Como escribe Jarrett, dada la fascinación del público general por la psicología y la difusión que se presta a determinados resultados, ofrecer una lista como ésta es algo así como llevar a cabo un servicio público. Jarrett puntualiza que la suya no es una lista de resultados rechazados definitivamente, o de estudios fraudulentos, sino algo así como una instantánea del difícil y en ocasiones caótico mundo de la ciencia del comportamiento.

La selección de Jarrett incluye algunos de los resultados más sonados y comentados de los últimos años, y que en ocasiones se han utilizado para justificar otras teorías o estudios, y por ello vale la pena que le prestes tu atención. En esta entrada recogeré los diez estudios de la lista de Jarrett, pero te invito a que consultes el artículo original (en inglés) en el que Jarret explica de qué tratan los estudios y las fallidas replicaciones a las que se han sometido.

Los diez estudios son:

  • Adoptar una “postura corporal de poder” nos hace sentir más seguros y atrevidos
  • Ensayar una sonrisa nos hace sentir más felices
  • El auto-control es un recurso limitado
  • Repasar los apuntes después de hacer un examen mejora el rendimiento inicial
  • La exposición a palabras relacionadas con el envejecimiento nos hace caminar más despacio
  • Lavarte las manos hace disminuir la culpabilidad
  • Los bebés nacen con la capacidad de imitar
  • Un poster con unos ojos que parecen observarnos es suficiente para hacernos comportar de manera más honesta
  • Inhalar la hormona oxitocina hace que confiemos más en los demás
  • Traernos a la mente la imagen del dinero nos hace comportar de manera más egoísta

 

Da que pensar: Jarrett tiene toda la razón: su lista ofrece un valioso servicio público, puesto que los artículos que examina se han mencionado cientos (o miles) de veces en otro artículos científicos, han dado pie a numerosos comentarios en medios de comunicación, han aparecido en libros de psicología popular muy vendidos, y algunos de ellos han sido objeto de charlas TED vistas por millones de personas (como el caso de las “posturas de poder”).

El artículo de Jarrett se enmarca dentro de lo que se ha dado en llamar crisis de replicación de la ciencia, esto es, la constatación de que en diversos campos no se ha podido reproducir un número importante de estudios que en su momento se dieron por buenos y que fueron publicados por revistas científicas.

La crisis de la replicación ha afectado de manera aparatosa a la psicología (aunque no de forma exclusiva: también se habla de crisis de replicación en campos tan relevantes como la investigación sobre el cáncer). Según informaba Daniel Mediavilla en un artículo del diario El País, el pasado 2015, un equipo internacional de científicos intentó replicar 100 artículos relevantes del campo, logrando el éxito sólo en un 39% de los casos y con resultados menos significativos que los originales. Como escribía Mediavilla:

“Para tener éxito en la ciencia, los investigadores necesitan publicar, y algunos resultados son más fáciles de publicar que otros, en particular aquellos que son novedosos y apuntan en direcciones nuevas y emocionantes”, [explica Brian Nosek, líder del estudio]. Por este motivo, muchos científicos prefieren perseguir líneas de investigación novedosas sin tener tanto en cuenta que sus resultados sean reproducibles.

Sin duda que la presión por obtener y publicar resultados novedosos, rompedores, es uno de los factores que están contribuyendo a esta crisis de la psicología (junto con otros factores, como cuestiones de método estadístico o sesgo en la revisión de los resultados). Y nosotros, como público, tenemos parte de responsabilidad en esta crisis. Jesse Singal daba a entender este punto en un artículo para Science of Us, de agosto de 2016.

Según Singal, la evidencia apunta a que aquellos estudios más difíciles de replicar son los que  muestran una imagen más benévola de la naturaleza humana y de sus posibilidades, junto con remedios aparentemente fáciles para conseguir un mayor bienestar y alcanzar nuestras metas. En ese sentido, determinadas investigaciones se acercan más a la autoayuda que a la psicología seria, y sus conclusiones reciben más atención por parte del público que otras más difíciles de digerir (como que el nivel de felicidad de una persona casi no varía en toda su vida, o que las brechas entre chicos desfavorecidos y sus compañeros más favorecidos socialmente son casi imposibles de cerrar).

El resultado de esta dinámica, comenta Singal es que …

[…] los investigadores y las universidades están atentas a qué hallazgos adquieren popularidad, se difunden en los medios sociales, acaban convirtiéndose en libros populares,… – así, ni investigadores ni centros universitarios son inmunes al atractivo (o a la falta de atractivo) de una determinada idea. Y una vez que la psicologia queda atrapada en una idea, la historia demuestra que hay muchísimas maneras por las que la idea puede acabar proporcionando resultados aparentemente impresionantes pero que no se acaben sosteniendo en el largo plazo.

And researchers and universities pay attention to which findings catch on and get circulated on social media and lead to books published outside of academia and so on — they’re not immune to the effects of a given idea’s level of popular appeal, or lack thereof. And once psychology is locked onto a given idea, history has shown, there are a zillion ways for it to rack up seemingly impressive lab results that may not hold up in the long run.

Como muestran los casos reseñados por Jarrett, puede que se demuestren las debilidades de una “gran idea”, pero sólo con el tiempo. Además, como ya he mencionado en este blog a cuento de otro mediático experimento con perros, las correcciones y críticas a los resultados populares o más de moda no suelen ser bien recibidos, ni reciben la misma atención. Como público, pues, parece que estamos en una situación complicada: confluyen la imposibilidad de estar al día de todos los avances y disputas que puede haber en un campo de conocimiento, y la necesidad de practicar un sano escepticismo ante los resultados que parecen demasiado buenos para ser verdad.

Imagen via abeGong.com

Anuncios

3 comentarios en “10 famosos resultados de la psicologia que no se han podido confirmar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s