La invención moderna de la playa

playa

Cada verano, miles de personas se embarcan en lo que ya es un ritual de nuestra cultura: ir a la playa. Y es que la playa se ha convertido en un lugar lúdico por excelencia, donde se expresa el culto al cuerpo y se llevan a cabo un buen número de actividades sociales. Pero la playa no siempre ha sido este lugar que todos tenemos en nuestro imaginario.

Daniela Bley, en un artículo para Smithsonian Magazine, nos habla de la evolución del concepto moderno de la playa como lugar de recreo. Y lo hace repasando algunas de las obras recientes que buscan comprender esa transformación conceptual.

En esencia, Bley comenta que la idea moderna de la playa comenzó a fraguarse alrededor de mediados del siglo XVIII especialmente en Gran Bretaña. Durante la revolución industrial, los aristócratas e intelectuales comenzaron a preocuparse por su salud e higiene. Si bien estas clases consideraban que los trabajadores se fortalecían por su trabajo, por comparación consideraban que su salud era frágil y en riesgo de declive. Es así como se pensó en los supuestos poderes curativos del mar: los doctores comenzaron a prescribir baños como medio para vigorizar la salud y se inauguró el primer resort junto al mar en la pequeña ciudad de Scarborough.

Otras comunidades costeras vinieron despúes, sirviendo a una creciente clientela de bañistas que buscaban tratamiento para un abanico de problemas: melancolía, raquitismo, lepra, gota, impotencia, tuberculosis, problemas menstruales e “histeria”. Como una versión temprana de la cultura del bienestar de hoy día, la práctica de bañarse en el mar se hizo popular.

Other coastal communities followed, catering to a growing clientele of sea bathers seeking treatment for a number of conditions: melancholy, rickets, leprosy, gout, impotence, tubercular infections, menstrual problems and “hysteria.” In an earlier version of today’s wellness culture, the practice of sea bathing went mainstream.

Pero falta un paso más hasta llegar a nuestro ideal de la playa, un paso que ayudó a dar el Romanticismo. Explica Bley que la sensibilidad romántica, por medio de los artistas, añadieron una emoción y un sentido de la maravilla al acto de estar en la playa: de esta manera, la costa pasó a simbolizar una puerta hacia la experiencia transformadora, en la que el individuo tenía la posibilidad de estar inmerso en la naturaleza y de descubrirse a sí mismo. La transformación se había completado:

[…] la playa pasó a significar algo nuevo para los Europeos. Se había convertido en un lugar para el público en general; una “escapada” de la ciudad y de la monotonía de la vida moderna.

[…] the beach meant something new to Europeans. It had become a place of human consumption; a sought-after “escape” from the city and the drudgery of modern life.

El estudio cultural de cómo ha cambiado la imagen que tenemos de la playa es rico en implicaciones. Podéis consultarlas, junto con la información restante sobre este cambio, en el artículo de Bley en su versión original (en inglés) en la web Smithsonian Magazine.

 

Da que pensar: Considerar la naturaleza como un lugar para el disfrute humano comporta graves problemas. El nuevo concepto de playa, explica Bley, se exportó desde Gran Bretaña a varios países europeos. Las nuevas infraestructuras de transporte permitieron que cada vez más personas pudieran acceder a las playas, dando lugar así a una erosión del medio que en nuestros días se ha multiplicado exponencialmente. A esta erosión contribuye, comenta Bley siguiendo al historiador John Gillis, el hecho de que la playa ha perdido su carácter como lugar en la naturaleza, para amoldarse al ideal humano que de ella tenemos: un espacio para nuestras necesidades emocionales y espirituales, un no-lugar sometido a nuestras carencias.

El problema de la erosión, de la desnaturalización de las playas es bien real. En la ciudad de Barcelona, por ejemplo, un enclave por excelencia del turismo de sol y playa, se cree que se ha perdido un 17% de superficie de playa desde el año 2011. El ayuntamiento reclama medidas para paliar esta situación, unas medidas que seguramente tienen más que ver con la necesidad de mantener unos enclaves muy apreciados por el turismo, más que con consideraciones ecológicas.

La erosión de playas no sólo tiene lugar en Barcelona, desde luego: en todo el mundo se produce puesto que es un fenómeno natural e irreversible, pero ahora potenciada por el cambio climático. Como se explica en un corto pero informativo post de Scientific American de hace unos años:

Las técnicas humanas […] pueden ralentizar el proceso, pero ningún tipo de enfriamiento global o cualquier otro cambio geomórfico de gran alcance lo detendrá.

Man-made techniques […] may slow the process, but nothing short of global cooling or some other major geomorphic change will stop it altogether.

Los efectos del cambio climático sobre las costas se preveen que sean de gran magnitud debido al aumento del nivel del mar, pero no hace falta hipotetizar e imaginar posibles escenarios de futuro. Por desgracia contamos con un ejemplo en nuestros días de lo que la subida del nivel del mar puede significar para la vida de miles de personas: Kiribati, un archipiélago del Océano Pacífico, uno de los lugares más densamente poblados del planeta, está en grave riesgo de desaparecer bajo el mar. Puedes consultar una noticia de 2014 sobre este drama en la web de BBC Mundo, o una más reciente en The New York Times, con unas espectaculares, bellas y tristes fotografías.

A pesar de la imagen de la playa, en palabras de Bley, como un “lugar eterno” está claro que la naturaleza nunca se acaba de amoldar a nuestras preconcepciones. Para bien o para mal.

Imagen via PlaygroundMag

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s