¿A más libros en casa de niño, más sueldo de adulto?: es complicado

libros en casa

De vez en cuando aparece uno de esos estudios que los profesionales involucrados en la lectura acogen con gran gusto. Esta vez ha sido un estudio de la Universidad de Padua, reseñado en Librópatas, el que ha llamado la atención. Según los resultados, habría una relación entre el número de libros que los niños tienen en casa y los ingresos que esos niños consiguen en su vida adulta. Los resultados parecen dar a entender, pues, que a más lectura de niños mayores ingresos de adultos.

Como se recoge en Librópatas:

El estudio es de la Universidad de Padua y se ha centrado en datos sobre hombres adultos europeos de entre 60 y 96 años, para establecer cómo los datos de su infancia en cuestiones de formación y acceso a material escrito tuvo un impacto directo luego en su éxito económico como trabajadores. Según los datos del estudio, estos hombres tuvieron unos ingresos un 9% superiores a la media cuando tuvieron un año extra en formación escolar que la media.

Pero por encima de la formación escolar se posicionan los libros. Como explican en Quartz, los investigadores se llevaron una sorpresa al ver el impacto que los libros tuvieron en la vida de esos hombres europeos. De esos niños que tuvieron un año extra, los que tenían en casa de 10 a más libros no escolares tuvieron unos ingresos un 21% superiores a la media. Los libros no escolares son libros que los niños no estaban obligados a leer por obligación.

Parece ser que los investigadores hallaron que otras condiciones como el tipo de trabajo de los progenitores no suponían una influencia sobre el nivel posterior de ingresos. Lo importante era la condición de poseer más libros, a partir de un número de 10.

 

Da que pensar: En Librópatas se menciona una reseña del estudio en Quartz (donde hay más detalles sobre la metodología) en el que uno de los investigadores del equipo aporta una nota de cautela:

Por supuesto, esto no muestra causación entre los libros y los salarios. Como señala el investigador Guglielmo Weber, “los niños que crecieron en hogares con libros pueden haber tenido más oportunidades de aprender sobre la vida y el universo, y a tener más experiencias nuevas a través de los libros. O podría ser que los hogares con libros reflejen familias con un fuerte bagaje cultural y socioeconómico.”. En otras palabras, los libros mismos podrían fomentar la curiosidad o la ambición, pero también son un signo de una casa que fomenta la búsqueda de conocimiento, o que tiene más ingresos desde un principio.

Of course, this doesn’t show causation between books and salaries. As researcher Guglielmo Weber says, “Children who grew up in homes with books may have more chances to learn about life and the universe, and to have new experiences through books. Or it could be because homes with books capture families with stronger cultural and socioeconomic backgrounds.” In other words, books themselves could spark curiosity and ambition, but they’re also a sign of a house that encourages knowledge-seeking, or has a higher income from the start.

A pesar de las cautelas expresadas, hay un factor que los investigadores no controlaron y que podría ser muy importante para determinar la validez de los resultados: el nivel individual de habilidad lectora.

Y es que los resultados del estudio se podrían explicar de una manera alternativa: los niños con mayor capacidad lectora tienen más libros en casa sencillamente porque están más predispuestos a leer; esa mayor capacidad lectora puede acabar reflejando una mayor capacidad cognitiva general, lo que permite (en principio) el acceso a puestos de trabajo mejor remunerados.

Es curioso que los investigadores no hagan referencia a esta posibilidad, más cuando en el estudio (que se puede consultar en abierto) sí se menciona en las conclusiones las diferencias en la capacidad cognitiva:

Aunque no podemos descartar que la presencia de libros en casa refleje el logro educacional de los padres, cosa que no está recogida en nuestros datos, hacemos notar que la evidencia de los resultados de recientes tests cognitivos muestra que el número de libros predice esos resultados incluso después de controlar la educación parental y la educación.

Even though we cannot rule out that the presence of books at home captures educational attainment of the parents, which is not recorded in our data, we notice that evidence from recent cognitive test scores shows that the number of books predicts these scores even after controlling for parental education and occupation.

En este caso, también podría ser que las capacidades naturales de los niños expliquen la diferencia en los resultados de tests cognitivos, y que la presencia de libros prediga los resultados de los tests porque son una expresión de la capacidad cognitiva.

Y es que se sabe que la capacidad cognitiva tiene una fuerte influencia genética y es relativamente estable en el tiempo. De hecho, no hace demasiado un equipo de investigadores halló que un grupo de marcadores genéticos predice el mayor tiempo de estancia en la escuela (aunque es cierto que poco tiempo más).

Me parece de lo más pertinente recordar que hay buena evidencia de que la lectura tiene un fuerte componente innato. Por ejemplo, un estudio  de 2011 utilizando 436 pares de gemelos halló que leer por placer (leer más) no nos hace necesariamente mejores lectores: más bien, parece que los niños que son mejores leyendo simplemente acaban leyendo más.

Los mismos autores del artículo mencionado más arriba mostraron anteriormente que la descodificación fonológica, el reconocimiento de palabras, la comprensión auditiva, el vocabulario y la comprensión lectora eran habilidades debidas a la influencia genética.

Cierto que es muy probable que los datos que manejaban los investigadores no reflejasen posibles diferencias en capacidad cognitiva de los sujetos. Pero que se obviara este factor en el enfoque del estudio, y lo bienvenidas que suelen ser conclusiones como las que presenta, son un indicativo de que en la sociedad siempre planea el fantasma de la tabla rasa: la idea de que las personas son esencialmente iguales e infinitamente maleables por el medio, y que una mayor estimulación en un sentido dado puede acabar proporcionando mejores resultados casi de manera indefinida.

Puede que la idea de la tabla rasa aplicada al fomento de la lectura favorezca la implicación de la sociedad en esta actividad. Pero también puede ser que la idea de que todo es posible si lo intentas con suficiente empeño haga más mal que bien a largo plazo… también en nuestra relación con la lectura.

 

 

Anuncios

3 comentarios en “¿A más libros en casa de niño, más sueldo de adulto?: es complicado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s