El simple visionado de fotos con vegetación nos hace sentir mejor

NEW YORK - APRIL 22: People enjoy the quiet and greenery of Bryant Park on April 22, 2010 in New York City. Earth Day turns 40 today and an estimated 1 billion people around the world will observe the anniversary with everything from tree planting events and local trash cleanups to a gathering of kite flyers. (Photo by Spencer Platt/Getty Images)
NEW YORK – APRIL 22: People enjoy the quiet and greenery of Bryant Park on April 22, 2010 in New York City. Earth Day turns 40 today and an estimated 1 billion people around the world will observe the anniversary with everything from tree planting events and local trash cleanups to a gathering of kite flyers. (Photo by Spencer Platt/Getty Images)

No son pocas las personas que sienten que la naturaleza les proporciona una paz que no encuentran en la vida urbana. Como motivos, puede alegarse la luminosidad y la amplitud de los espacios, el aire (supuestamente) limpio,… No obstante, un estudio publicado en The International Journal of Environmental Research and Public Health, y reseñado en The New York Times, muestra que la causa del bienestar que nos produce la naturaleza puede reducirse hasta la mera contemplación de imágenes de espacios verdes.

Los investigadores mostraron a los sujetos (casi cuatro docenas de estudiantes universitarios) en la pantalla de un ordenador o bien imágenes de espacios verdes, aunque no majestuosos (tales como caminos franqueados por árboles) o bien imágenes de espacios urbanos. Posteriormente les sometieron a una ronda de problemas matemáticos de dificultad creciente, mostrando sus resultados por comparación a la media de los demás estudiantes. Así, los investigadores obtenían un medio de incrementar el estrés de los sujetos. Tras la ronda de problemas, una nueva ronda de imágenes de naturaleza o bien urbanas, para repetir de nuevo el proceso de resolución de problemas y visionado de imágenes.

Cuando los estudiantes visionaban los espacios verdes tras los problemas matemáticos, los investigadores hallaron una mayor actividad del sistema nervioso parasimpático, responsable de proporcionar calma fisiológica (disminuyendo los latidos cardíacos, por ejemplo). Como dice la reseña del NYT, es interesante que el visionado de los espacios verdes antes de la ronda de problemas no produjera las reacciones que mitigan el estrés. Como nos dicen en el NYT:

En esencia, los datos sugieren que “breves periodos de visionado de imágenes de espacios verdes pueden ayudar a las personas a recuperarse del estrés”, dice Magdalena van den Berg, que lideró el estudió de la VU University Medical Center. Esas mismas imágenes, añade, probablemente no protejan contra estrés futuro a las personas que las contemplan. Aun así, “encontrar un efecto asociado estímulos visuales tan aburridos – no espectaculares vistas verdes, sin sonido, sin olor,… – es sorprendente”, dice. Los efectos probablemente se magnificarían, declara, si alguien pudiera visitar la naturaleza o incluso observar fuera de la ventana espacios verdes reales.

[In essence, the data suggest, ‘‘short durations of viewing green pictures may help people to recover from stress,’’ says Magdalena van den Berg, who led the study at the VU University Medical Center. Those same photos, she adds, probably won’t inoculate viewers against future stress. Still, ‘‘finding an effect with regard to such weak, even boring visual stimuli — no spectacular green views, no sound, no smells et cetera — is surprising,’’ she says. The effects would probably be magnified, she says, if someone could visit nature or even look out a window and see actual greenery.]

 

Da que pensar: En 1984, el renombrado entomólogo Edward O. Wilson popularizó el término biofilia con su obra  del mismo título. Aunque otros autores habían utilizado la misma palabra antes que él, Wilson elaboró la idea con más detalle, definiéndola como la necesidad humana de relacionarnos con otras formas de vida. Bien podría ser que la biofilia fuera una necesidad derivada de nuestra historia evolutiva. Eso es lo que comenta Wilson en una interesante entrevista sobre el concepto de biofilia que podéis leer (en inglés) en Nova, al ser preguntado por esa posibilidad:

[…] parece que hay poca duda, o al menos no he visto mucha crítica al respecto, de que al menos tiene parcialmente una base genética. Es demasiado universal, y las expresiones culturales en diferentes partes del mundo son demasiado convergentes como para llamarlo simplemente un accidente de la cultura.

[…] there seems to be little doubt, at least I haven’t seen a critique of it, that it has at least a partial genetic basis. It’s too universal, and the cultural outcomes of it in different parts of the world are too convergent to simply call it an accident of culture.

Puede que la biofilia sea el motivo por el que los humanos mostramos determinadas preferencias estéticas, un campo de estudio llamado estética evolutiva, y del que el artículo en inglés de la Wikipedia nos da algunos ejemplos:

Cuando a los infantes humanos de diferentes naciones se les pide que elijan qué paisaje prefieren, de entre una selección de fotografías de paisajes estándar, hay una fuerte preferencia por las sabanas con árboles. La sabana oriental africana es el entorno ancestral en el que se cree que tuvo lugar gran parte de la evolución humana. También hay una preferencia por paisajes con agua, con áreas arboladas y abiertas, con árboles con ramas a una altura apropiada para trepar y tomar alimentos, con características que animan a la exploración como caminos o meandros fluviales ocultos […]

When young human children from different nations are asked to select which landscape they prefer, from a selection of standardized landscape photographs, there is a strong preference for savannas with trees. The East African savanna is the ancestral environment in which much of human evolution is argued to have taken place. There is also a preference for landscapes with water, with both open and wooded areas, with trees with branches at a suitable height for climbing and taking foods, with features encouraging exploration such as a path or river curving out of view […]

Una muestra más del poder de la selección natural y de la evolución para modelar comportamientos y preferencias a lo largo de los milenios.

Imagen via The Examiner

Anuncios

2 comentarios en “El simple visionado de fotos con vegetación nos hace sentir mejor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s