La historia de cómo Van Gogh creó “La noche estrellada”, y el influjo de la obra en la cultura

El pintor holandés Vincent Van Gogh es una figura que para muchos personifica la quinta esencia del genio. Van Gogh nos dejó pinturas que son iconos de la cultura popular moderna, estudiadas y admiradas en buena parte del mundo. Su vida, marcada por el escándalo, la miseria y la inestabilidad mental, ha sido objeto de los más variados análisis, pero quizá hacía falta una gran obra que disipase los mitos en torno a su figura, y nos mostrase no sólo al Van Gogh pintor, sino también al Van Gogh hombre. Esta tarea fue cumplida hace unos años con la publicación de la monumental biografía sobre el pintor escrita por Steven Naifeh y Gregory White Smith.

Van_Gogh_La_vida-Steven_Naifeh_Gregory_White_Smith-600x951

Naifeh y Smith pasaron años trabajando en colaboración con el Museo Van Gogh de Amsterdam, digitalizando la voluminosa correspondencia del pintor para facilitar su estudio. La bora de Naifeh y Smith resultó tan detallada que los autores decidieron incluir las notas del libro en una página web a parte, con un buscador para facilitar la localización de términos.

Van Gogh: la vida, es un libro que representa un éxito en muchos sentidos. No sólo por una de las ideas más comentadas de la obra, la reinterpretación del suicido del pintor como un homicidio imprudente. También es muy destacable la habilidad narrativa de los autores a la hora de retratar la personalidad del artista y la minuciosidad con la que recorren los hechos de su vida. Dentro de ese viaje, hay un capítulo dedicado a una de las obras más emblemáticas del genial holandés: La noche estrellada.

Van-Gogh-La-noche-estrellada-600x486

En 1889, Vincent ingresó en el manicomio de Saint Paul de Mausole, un antiguo monasterio situado entre montañas en el municipio de Sant Rémy de Provence, en Francia. En parte a petición propia, en parte gracias a la mediación de su hermano Theo, y todo a causa de la crisis que Vincent sufrió ese mismo año en Arlés, que ha quedado inmortalizada en el imaginario popular por el incidente de la oreja seccionada (aunque, de hecho, Vincent no se cortó la oreja, sino el lóbulo de su oreja izquierda).

Vincent tenia el sueño de crear en Arlés un taller de artistas. Como Naifeh y Smith muestran a lo largo de la obra, los sueños de Vincent eran alguna cosa más que sueños: prácticamente obsesiones. Ya en el prólogo de la obra los autores nos dicen que Vincent tenía un “corazón de fanático”. Así apuntan a cómo VIncent llegó a ser la persona atormentada con la que todos lo identificamos:

[…] Vincent era víctima de su propio fanatismo. […] Cuando ya todos sus familiares y amigos habían superado las vehemencias y manías de la jueventud, Vincent las seguia considerando ineludibles. Su vida se regía por pasiones titánicas, indomables. […] Los arrebatos de entusiasmo convirtieron al niño impetuoso en un ser rebelde, torturado, alienado del mundo, exiliado de su familia, enemiga de sí mismo. (p. 26)

El carácter fanático de Vincent seguramente escondía algún tipo de trastorno más profundo. Pero sus padres jugaron un papel fundamental en esta tragedia. Hijo e hija de su tiempo, como se suele decir, el padre y la madre de Van Gogh inculcaron a Vincent un sentido del deber familiar, de la responsabilidad, de la culpa por los fracasos que a lo largo de los años convirtió a Vincent en un ser amargado. Su carácter inestable, junto con el sentimiento de fracaso de quien no puede situarse nunca a la altura de las expectativas, acompañó al pintor en todas las empresas que puso en marcha. Y su proyecto de Arlés no fue ninguna excepción.

Más que un taller, Vincent quería crear una especie de hermandad artística, buscando el calor y el amor que tanto deseaba. A sus intentos de crear una comuna artística sólo respondió el pintor francés Paul Gauguin. Pero Gauguin tenía sus propios planes. Representado artísticamente por el hermano de Vincent, Gauguin estaba más concentrado en cuidar de sus intereses que en suplir las carencias afectivas de Vincent. A pesar de un periodo inicial fructífero de trabajo conjunto, Gauguin acabó abandonando a Vincent, harto de los cambios de humor del holandés, de sus miedos y manías. Y al hacerlo, desencadenó el incidente de la oreja y la fuerte crisis mental posterior.

Replica de la oreja de Van Gogh creada por la artista Diemunt Strebe para su proyecto
Replica de la oreja de Van Gogh creada por la artista Diemunt Strebe para su proyecto “SugarBabe”

En Saint Paul de Mausole Vincent fue diagnosticado de lo que entonces se conocía como “epilepsia mental”, una patología marcada por la actividad frenética, el carácter variable y la excitabilidad del paciente, rasgos que se manifestaban ya desde la infancia. El diagnóstico suposo para Vincent una especie de liberación, puesto que se creía que la epilepsia mental se transmitía entre generaciones familiares y porque permitía al pintor comprender de otra manera su comportamiento:

“Cuando sabes lo que te pasa”, explicaba a Theo, “puedes hacer algo para evitar que la angustia o el terror te pillen desprevenido” (p. 716)

El clima suave y el ambiente relajado (dentro de las circunstancias) que se respiraba en Saint Paul de Mausole ayudaron a que Vincent recuperase la calma. Y con esa calma renovada volvieron las ganas de pintar, pero de maneras nuevas hasta entonces para el pintor:

En ese pacífico y suave valle […] Vincent concibió una nueva noción de la línea y la forma. […] El color no había de expresar sólo la esencia de lo representado […], la forma también había de representar la auténtica naturaleza del motivo, no sólo su apariencia externa. ¿Y qué podía haber más en consonancia con este valle encantado y estas montañas de cuento de hadas que el arte de las formas exageradas y las líneas juguetonas? (p. 720)

Vincent comenzó a plasmar en el lienzo las líneas sinuosas y onduladas que todos reconocemos como una de sus marcas artísticas. La producción de Vincent, trabajador incansable, se volvió a disparar. Entre los estudios que inició, había uno de un cielo lleno de estrellas.

A Vincent no le permitían salir a pintar de noche. Naifeh y Smith imaginan muy líricamente cómo podría haber sido el proceso de creación de la obra:

Para pintar una noche estrellada lo único que podia hacer era mirar a través de los barrotes de la ventana de su cuarto cuando se apagaban las luces del manicomio y el cielo oscuro permitía ver las estrellas. Puede que hiciera dibujos y otros intentos, invenciones más profundas mirando el pequeño cuadrante del cielo del este que llenaba su pequeña ventana. A lo largo de la noche vería palidecer la luna y la constelación de Aries justo sobre las colinas, con sus cuatro grandes estrellas formando un arco sobre el débil rubor de la Vía Láctea. En las horas que precedían al alba, aparecía sobre el Horizonte Venus, la estrella de la mañana, blanca y brillante, la compañía perfecta para un temprano despertar o una noche de insomnio. Miraba y miraba la luz que irradiaban las estrellas y la oscuridad a su alrededor. (p. 724)

Durante el día Vincent plasmaba esas visiones en el lienzo, acompañándolas de un pueblo dormido a media distancia, con un espigado campanario de iglesia, que quizá era una representación de la ciudad de Saint-Rémy. La obra estaba a punto de cobrar vida:

Con todos estos elementos […] bien vivos en su imaginación, el pincel de Vincent se lanzó hacia el cielo. Sin necesidad de esbozos, sin ideas predeterminadas sobre lo que tenía delante, al margen de perspectivas, sin el prejuicio de la furia, su ojo era libre de meditar sobre la luz, la incomprensible y reconfortante luz que siempre percibía en el cielo nocturno. (p. 725)

Dejándose llevar por sus “sentimientos y su instinto” […], pintó un cielo nocturno que nadie en este mundo había visto con sus ojos: un caleidoscopio de palpitantes almenaras, remolinos de estrelles, nubes brillantes y una luna que brillaba tanto como un sol cualquiera; unos fuegos artificiales de luz cósmica y energia que sólo veía Vincent en su cabeza. (p. 726)

La noche estrellada es una obra admirada, querida y respetada. Bien podría ser que la personalidad de Van Gogh tuviera que ver con la valoración del cuadro (y en general de sus obras). Al fin y al cabo, un estudio psicológico  de 2014 halló que las obras de arte producidas por una personalidad excéntrica son juzgadas como mejores y más valiosas que aquellas producidas por personalidades menos controvertidas.

También podría ser, claro, que simplemente encontremos irresistibles las formas suaves, los colores vivos, las estrellas ondulantes del cuadro. Precisamente las formas ondulantes de las obras de Van Gogh fueron objeto de un estudio del año 2006. Según las conclusiones, las formas onduladas de cuadros como La noche estrella reproducen la estructura matemática de las turbulencias… Una estructura descubierta en 1941 por el físico y matemático ruso ndrei Kolmogorov. En otras palabras: las ondulaciones de los cuadros de Van Gogh describían el comportamiento de la turbulencia que la ciencia descubrió décadas después.

La iniciativa TED-Ed creó un vídeo animado sobre las matemáticas y la física latente en La noche estrellada:

Los bucles de Van Gogh han sido homenajeados en ámbitos bien curiosos, y en principio ajenos a la pintura. Por ejemplo:

En 1994 Paul Adler, profesor de biología en laUniversity of Virginia, estudiaba una mutación de un gen de la mosca de la fruta, la  Drosophila melanogaster. Dicha mutación cambia la disposición de los pelos que recubren el cuerpo de la mosca: vistos bajo el microscopio, en lugar de apuntar a la misma dirección, como suele ser usual, los pelos forman remolinos. En general, cuando un investigador encuentra un gen es libre de denominarlo como quiera. Adler lo tuvo claro: lo llamo “Van Gogh”, dada la (para él) similitud entre los bucles de los cuadros del pintor y los causados por la mutación.

La mutación
La mutación “Van Gogh” de Drosophila.

Otro caso del mundo de la biología. Los investigadores Jordi van Gestel, Hera Vlamakis y Roberto Kolter estudiaban el movimiento de las colonias de la bacteria Bacillus subtilis. El equipo observó cómo un tipo de células situadas en las afueras de la colonia formaba filamentos que le daban impulso y, por tanto, movimiento. Los investigadores observaron que los filamentos se organizaban en bucles que, por su parecido con los bucles de La noche estrellada, llamaron “bucles Van Gogh” (Van Gogh bundles).

Los
Los “bucles Van Gogh”

Demos un salto de escala gigante. La NASA mantiene una iniciativa de visualización de datos atmosféricos, la NASA Scientific Visualization Studio. En 2012 creó una animación de las corrientes superficiales de nuestros océanos utilizando datos de satélite, entre otros. El resultado fue un vídeo llamado Perpetual Ocean, donde podemos observar cómo se mueven las aguas superficiales de nuestro planeta, y qué aspecto tiene este flujo. Los movimientos de las corrientes y los colores vivos del vídeo recuerdan a La noche estrellada. Aunque la NASA no menciona en ningún momento el cuadro de Van Gogh, una reseña de la visualización en el influyente blog de diseño FastCoDesign sí lo hace, y con razón: la similitud es más aparente si comparas la animación de la NASA con la bella aplicación que creó el artista Petros Vrellis, donde puedes ver los bucles de La noche estrellada en movimiento.

Otro ejemplo de homenaje a la obra de Van Gogh en un ámbito muy alejado de la pintura. La Agencia Espacial Europea presentó en mayo de 2015 una imagen, obtenida gracias al satélite Planck, de la formación de estrellas en la nube molecular de Orión. Y, de nuevo, no faltó quien encontró similitudes con La noche estrellada, como por ejemplo el diario Daily Mail, del Reino Unido, y el blog Gizmodo.

Imagen del satélite Planck
Imagen del satélite Planck
Anuncios

3 comentarios en “La historia de cómo Van Gogh creó “La noche estrellada”, y el influjo de la obra en la cultura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s