Consumir azúcar no incrementa la fuerza de voluntad

fuerza de voluntad

Hace muy poco que hemos entrado en un año nuevo. Un momento de cambio que muchas personas aprovechan para intentar llevar a cabo nuevos propósitos, muchos de los cuales necesitarán una considerable fuerza de voluntad para ser llevados a cabo.

Desde hace un tiempo, en la cultura popular ha enrraizado una idea relacionada con la fuerza de voluntad. Según se ha propuesto, gracias al trabajo de Roy Baumeister , la fuerza de voluntad sería una especie de músculo que se cansa cuanto más lo ejercitamos. Una manera rápida de contrarretar este cansacio sería ingerir azúcar, una idea que parecía apoyarse en estudios llevados a cabo por el propio Baumeister. Pero se han ido acumulando trabajos que parecen evidenciar que la ingesta de azúcar no potencia la fuerza de voluntad.

Así, Juan Ignacio Pérez Iglesias dedica un post en su blog La naturaleza humana a analizar un estudio que niega los resultados de Baumeister. Según reseña Pérez Iglesias, que el azúcar tenga que ver o no con la fuerza de voluntad parece depender de si las personas creen que la fuerza de voluntad se agota o no.

Un proceso fisiológico básico, como es el efecto de la ingestión de glucosa sobre el desempeño intelectual en condiciones exigentes, depende de las creencias acerca de la naturaleza de la fuerza de voluntad. Sólo se benefician de los efectos de una elevación del nivel de azúcar en la sangre quienes creen que la fuerza de voluntad se agota con facilidad o quienes son manipulados para creerlo. De hecho, los experimentos demuestran que la fuerza de voluntad no es un recurso limitado, pues que se termine o no, depende de lo que cada uno piense. Quienes no creen que se agota no necesitan reponerla ingiriendo azúcar, por eso no se modifica su desempeño intelectual cuando la ingieren. Solo han de restaurarla quienes piensan que se acaba con facilidad.

El estudio que comenta Pérez Iglesias es del año 2013, pero hay más trabajos que muestran que no hay relación entre la ingesta de azúcar y la fuerza de voluntad, como los reseñados en el blog BPS Research Digest, del año 2012, o por Robert Kurzban , del año 2014.

 

Da que pensar: Parece como si los resultados de la investigación científica tuviesen más capacidad de penetración en la esfera pública cuanto más fácil sea el mensaje que parecen encerrar. En nuestro caso, consumir alimentos ricos en glucosa parecía un remedio al alcance de todo el mundo para solucionar los más difíciles problemas de nuestro día a día. No es de extrañar que muchos medios de comunicación, algunos muy famosos , recogieran esa idea y buscaran sus aplicaciones prácticas. Por supuesto, no se puede saber por adelantado si una idea científica resultará refutada en el futuro, pero precisamente por eso vale la pena ser cautos con algunos resultados que parecen demasiado buenos para ser verdad.

Entonces, ¿no podemos cambiar nuestros niveles de fuerza de voluntad, por decirlo así? Parece que hay indicios de que la fuerza de voluntad sí que es un músculo que se pueda ejercitar. Pero su mejora supone más esfuerzo que ingerir azúcar. Como explica la revista Discover Magazine , parece que las personas que realizan azañas de fuerza de voluntad, o que muestran una especial resiliencia en condiciones adversas, serían especilamente hábiles en regular la interpretación de los hechos que están viviendo, controlando así sus emociones y, en consecuencia, su respuesta cerebral. Y esa capacidad de regulación podría ser ejercitada mediante un entrenamiento en mindfulness.

El objetivo de dichos ejercicios es enseñar a las personas a prestar una atención libre de juicios a lo que están sintiendo enese momento. Eso significa que si tienen un calambre durante una carrera, en lugar de pensar, “Oh, eso duele!”, piensen “Tengo un fuerte dolor en mi costado”.

“No estás intentado cambiar [el fenómeno estresante], dice [el investigador Martin Paulus]. “Sólo estás prestando atención a ello. Y el hecho de prestar atención tiene un efecto profundo sobre cómo el cerebro se ajusta a sí mismo para regular las emociones”. Monitoreando tus emociones sin juzgarlas, dice su teoría, puedes conseguir desapegarte de ellas, lo que te permite atravesar momentos difíciles sin dejar que la incomodidad perturbe tu concentración.

[The goal of such exercises is to teach people to pay nonjudgmental attention to exactly what they’re feeling in the moment. That means that if they get a cramp during a run, rather than thinking, “Ow! This hurts!” they think, “I have a strong pain in my side.”

“You’re not trying to change [the stressor],” Paulus says. “You’re just paying attention to it. And that paying attention has a profound effect on how the brain naturally adjusts itself to down-regulate emotions.” By monitoring your feelings without judgment, his theory goes, you achieve detachment from them, which allows you to soldier through difficult moments without letting discomfort disrupt your focus.]

Esto a su vez plantea una pregunta interesante: la perseverancia que implica un entrenamiento de este tipo, así como la necesaria para llevar a cabo según qué gestas a pesar de las dificultades, podría ser en buena parte innata. De todas maneras, bien podría ser que eso no fuera un obstáculo grave a superar en la consecución de nuestros propósitos o problemas cotidianos. Como dice Martin Paulus:

“Tal y como yo lo veo, la vida es la vida – te van a pasar cosas” […] “Vamos a encontrar maneras de hacer que tu cerebro esté más preparadas para ellas”

[“The way I see it is, life is life — things are going to happen to you,” […]. “Let’s find ways of making your brain more ready for that.”]

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s