¿Es merecida la fama de Stephen Hawking?

stephen hawking

El físico Stephen Hawking es un verdadero icono de la cultura popular. Se le han dedicado documentales y biografías, es un reputado divulgador de la ciencia, y ha aparecido en series míticas como Los Simpsons. Pero, seguramente pocas personas del gran público sabrían decir qué ha aportado Hawking al campo de la física. El tambíen físico y divulgador Philip Ball nos lo explica en un artículo para la BBC.

El trabajo más relevante de Hawking se ha centrado en el comportamiento y la naturaleza de unos fenómenos que excitan la imaginación de millones de personas: los agujeros negros.

Los agujeros negros son una consecuencia de la naturaleza de la gravedad, descrita por Albert Einstein en su teoría de la relatividad general. Según Einstein, los cuerpos masivos deforman el espacio, curvándolo, y esa distorsión afecta a los cuerpos que están a su alrededor, atrayéndolos hacia sí. Ésa sería la verdadera naturaleza de la gravedad, y no una especie de campo que se extiende por el espacio, como creía Newton.

La gravedad, según Einstein
La gravedad, según Einstein

Si el objeto es lo suficientemente grande, se puede colapsar bajo su propio efecto gravitatorio: toda la masa del objeto se precipitaría en un punto de una densidad infinita. En dicha región del espacio, ni siquiera la luz podría escapar al efecto gravitatorio del colapso. Regiones así son lo que llamamos agujeros negros.

La contribución de Hawking en lo que hace a los agujeros negros fue doble:

Por un lado, Hawking postuló que de los agujeros negros podría escapar una forma de radiación. Como hemos visto, es una idea contraintuitiva, dado que se supone que un agujero negro absorbe cualquier energía y masa circundante. No obstante, sería posible que no toda radiación fuese absorbida en el borde de un agujero negro. En el espacio se crean constantemente parejas de partículas, una de materia y otra de la llamada antimateria. Una de estas partículas tiene energía positiva, y la otra negativa. Podría ser, supuso Hawking, que si un par de partículas se formara en el borde del agujero negro, una sóla partícula del par fuese absorbida dentro del agujero, siendo la otra liberada al espacio. Esta liberación de partículas sería la responsable de la emisión de radiación, la conocida hoy día como radiación de Hawking. A pesar de que hay consenso entre los físicos sobre la posible existencia de la radiación de Hawking, a día de hoy no ha podido ser observada, dada lo débil que sería.

Por otro lado, el hecho de que los agujeros negros pudieran absorber parejas desacopladas de partículas tiene consecuencias para el tamaño del agujero. Parecería que la fuerza de atracción de un agujero negro implica que éste sólo puede aumentar de tamaño, puesto que el agujero absorbería toda la materia circundante con la que se encontrara. No obstante, si el agujero absorbe partículas de energía negativa, la energía total de agujero puede decrecer, y por lo tanto también ser reduciría su masa.

En el artículo de Ball, podemos leer que Hawking alumbró sus ideas sobre los agujeros negros en unos artículos a principios de la década de 1970. Desde entonces, ha realizado otras contribuciones a la discusión de la física del universo, aunque mucho más controvertidas (como su idea de que los agujeros negros destruyen la información del Universo) o conservadoras (como la descripción del Big Bang en términos de la mecánica cuántica). El siglo XX ha alumbrado a físicos que han hecho contribuciones mucho más significativas al conocimiento que Hawking. Entonces, ¿por qué poseé Hawking una fama como icono de la cultura y del conocimiento?

Puede que Ball acierte cuando comenta:

Quizá es porque como sociedad nos sentimos incómodos con la discapacidad. Estamos extrañamente fascinados con la idea de que una persona severamente discapacitada en una silla de ruedas pueda ser enormemente inteligente. No debería sorprendernos, y el hecho de que lo hagamos dice más sobre nosotros que sobre Stephen Hawking.

Perhaps it is because we as a society are still uncomfortable with disability. We are strangely fascinated with the idea that a severely disabled person in a wheelchair can be enormously intelligent. We should not be surprised, and the fact that we are says more about us than it does about Stephen Hawking.

Seguramente, la fama de Hawking también sea una expresión del efecto halo, ese sesgo del pensamiento por el cual juzgamos a las personas en base a características puntuales: alguien postrado en una silla de ruedas, que escribe libros de divulgación superventas y que recibe la atención de los medios, debe ser sin duda una persona con un intelecto excepcional. Y de hecho Hawking posee ese intelecto, pero sus aportaciones a la física distan mucho de ser de las más brillantes de la física de este siglo. La cultura popular está llena de prejuicios y preconcepciones, que si tienen un antídoto, puede que sólo sea éste: conocer más y mejor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s