¿Qué le sucede a una sociedad que no cree en el libre albedrío?

free-will

Mucho se discute sobre si existe o no el libre albedrío. Aunque pueden parecer discusiones abstractas, más adecuadas para pensadores profesionales que para ciudadanos de a pie, quizá sus conclusiones puedan tener efectos sociales. Al menos eso es lo que sugieren  los psicólogos Azim F. Shariff y Kathleen D. Vohs. En concreto, Shariff y Vohs se centran en la cuestión de qué dirección tomaría una sociedad en la que no se creyese en el libre albedrío. Seguir leyendo

Por qué es un error atribuir a la ciencia un exceso de importancia ideológica

mente

La ciencia es interesante; es potente en lo que hace, pero las personas le asignan un exceso de importancia ideológica. Básicamente, las personas creen lo que quieren creer. Existen incluso pruebas en genética conductista según las cuales, en su mayor parte, las ideologías políticas se heredan genéticamente. Sea cual sea el contexto en que nos criamos, hasta cierto punto el tipo de actitudes y creencias acerca de cuestiones políticas y sociales no parece verse demasiado afectado por el entorno intelectual al que nos vemos expuestos: las personas elegimos las ideas que se ajustan a nuestras ideas preconcebidas y rechazamos las que no lo hacen. Es un gran error otorgar a la ciencia un exceso de importancia en el modelado de actitudes hacia otras personas, hacia las políticas de los gobiernos o hacia las prioridades sociales; una vez sabemos por qué prioridades queremos luchar, la ciencia es muy útil para hallar formas eficaces de hacerlo. Pero es un gran error confundir ciencia con ideología. Los ideólogos siempre seleccionan la ciencia que les parece que mejor se ajusta a su causa, y la distorsionan, la presentan, la apoyan e intentan utilizarla para convencer a otros, pero eso no significa que los científicos deban tratar de autocensurarse por miedo a que sus ideas sean seleccionadas y utilizadas por las personas equivocadas. Estas personas siempre eligen y utilizan las ideas que quieren de forma equivocada. De todos modos, el número de ideas ya es tan grande que la gente buena puede hacer el bien con las ideas de que dispone, y lo mismo para la mala gente.

El año 2011 el editor John Brockman, director de la prestigiosa plataforma Edge , reunió en la obra The Mind a 18 de los más punteros expertos en el estudio de la mente, para ofrecer al público general una perspectiva de cómo ha avanzado el estudio de ésta en los últimos años, y de los principales temas de investigación actual. La anterior cita es del ensayode Geoffrey Miller La selección sexual y la mente . Miller es conocido por proponer que fenómenos como el arte o la creatividad se originaron como un medio para  favorecer la búsqueda de parejas reproductoras.