La influencia de la genética sobre la orientación política

genopolitica

Parece que las creencias políticas de las personas son extremadamente difíciles de cambiar, tal y como si fueran una parte integrante de nuestra personalidad. Y puede que efectivamente así sea, debido a la influencia de los genes.

Un nuevo estudio, publicado en Proceedings of the Royal Society B, y reseñado en Discover Magazine, se suma al cuerpo de análisis que muestran que hay relación entre la genética y la tendencia política. Y, en este trabajo, la relación es a nivel de una variación de un gen en particular.

El gen, llamado DRD4, es responsable de la producción de dopamina, el neurotransmissor relacionado, entre otras cosas, con la predicción de recompensas, el aprendizaje de castigos y las decisiones de riesgo.

El gen DRD4 puede presentarse en dos variantes ligeramente distintas. Los investigadores hallaron una fuerte relación entre las variantes del gen y la orientación política de los estudiantes: aquellos que presentaban la versión llamada 4R eran significativamente más conservadores que aquellos que presentaban la variante 2R. Y esta relación era incluso más pronunciada en las mujeres.

Podéis leer la notícia completa en Discover Magazine.

Da que pensar: ¿Qué significan hallazgos como éste? ¿Que la orientación política está determinada por los genes? No exactamente. En 2014, Thomas B. Edsall dedicaba un articulo a la cuestión en The New York Times. Edsall comentaba varios trabajos de este ámbito de estudio. Uno de ellos, al estudiar gemelos idénticos, concluía que la orientación política estaba relacionada con factores genéticos. Esa orientación se concretaba en la tendencia a seguir la autoridad convencional:

en actitudes hacia la estructura de la família y la sociedad, hacia las convenciones religiosas, y hacia las actitudes convencionales en temas políticos.

[in attitudes toward the structure of family and society, toward religious conventions, and toward conventional attitudes on political issues.]

No es que nazcamos de izquierdas o de derechas. Más bien, nuestras predisposiciones de carácter nos orientan a elegir determinades opciones políticas que concuerdan con ellas. Unas predispociones de carácter que, como vemos, tienen una fuerte influencia genética.

Y si la influencia genética, tal y como dan a entender estos estudios, es poderosa y constante, ¿cuál es el espacio que queda para el debate racional sobre cuestiones políticas? No es una pregunta menor. Como comenta Edsall:

el debate contemporáneo sobre el matrimonio gay, las nuevas tecnologías de reproducción, la monoparentalidad y los roles de género tocan directamente nuestros sentimientos más íntimos sobre la tradición, la religión y la autoridad. Son estas cuestiones […] sobre las que los votantes tienen opiniones que podrían tener un componente que esté sustentado biológicamente.

[the contemporary debate over gay marriage, new reproductive technologies, single parenthood and gender roles touches directly on our most deeply held feelings about tradition, religion and authority. It is these matters on which, Ludeke and others contend, voters have opinions that may have a component that is biologically underpinned.]

Desafortunadamente, a día de hoy parece una pregunta sin una respuesta clara.

Anuncios

4 comentarios en “La influencia de la genética sobre la orientación política

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s