El ataque a la verdad en la era de la ignorancia obstinada

Ignorance

Existe la ignorancia, y después está la ignorancia obstinada, que es la ignorancia unida a la decisión de permanecer ignorante.

Así define Lee McIntyre, investigador del Center for Philosophy and History of Science at Boston University, la ignorancia obstinada, un fenómeno que según el autor se ha convertido en un reto para nuestras sociedades modernas. McIntyre analiza lo que implica la ignorancia obstinada en el artículo  The Attack on Truth , publicado en The Chronicle of Higher Education 

(los extractos son  traducción propia del original inglés).

Según McIntyre, los humanos siempre han mantenido algunas creencias erróneas que fueron después objeto de corrección mediante la razón y la evidencia. Lo que marca el punto de inflexión es que la ignorancia obstinada

refleja un peligroso desdén por los métodos que ordinariamente conducen al reconocimiento de la verdad. Y una vez que estamos en ese camino, no hay más que un paso hasta desdeñar la verdad.

Según el autor, el ataque a la verdad comenzó en las humanidades, y se extendió durante las llamadas “guerras de la ciencia”

[..] las “guerras de la ciencia” se lucharon entre científicos naturales (y sus defensores en la filosofía de la ciencia) en un bando y los críticos literarios y gente de estudios culturales en el otro. Estos últimos argüían que incluso en el reino natural, la verdad es relativa, y que no existe algo así como la objetividad.

Aunque muchos científicos naturales declararon ganada la batalla, la contienda tuvo un efecto final pernicioso:

[…]  algunos postmodernos izquierdistas críticos con la verdad comenzaron a ser captados por ideólogos de derechas que buscaban una cobertura respetable para su negación del cambio climático, de la evolución o de cualquier otra conclusión científicamente aceptada.

¿El resultado de esa captación?:

[…] el edificio completo de la ciencia está siendo ahora atacado. Y son los pobres y los desheredados, aquellos a quienes la izquierda rinde tributo, quienes probablemente se lleven la peor parte del descreimiento en el cambio climático.

A pesar de este oscuro panorama, McIntyre mantiene que podemos luchar contra la ignorancia obstinada:

Para combatir [la ignorancia obstinada], deberíamos recordar los principios básicos de la creencia basada en la evidencia y del verdadero escepticismo […]. Aunque los economistas comportamentales, entre otros académicos, hayan mostrado ampliamente que la razón humana no es perfecta, eso no es excusa para un pensamiento perezoso. […] Puede que la verdad no sea automática, pero sigue siendo una opción. […] El buen razonamiento es una habilidad que puede ser aprendida.

Escoger es lo que nos hace humanos. […] el poder de decidir por nosotros mismos cómo vivir nuestras vidas debería darnos esperanza. Respetar la verdad es una elección.

Da que pensar: Puede que aprender a razonar bien, como dice McIntyre, sea una tarea más compleja de lo que parece. El razonar bien no sólo implica la habilidad de evaluar argumentos, para detectar los posibles errores formales y las falacias que puedan contener: también requiere la habilidad de juzgar la supuesta evidencia a que hacen referencia los argumentos y en los que pretenden apoyarse para convencernos (por ejemplo: ¿existe evidencia de la influencia humana en el cambio climático?). Y, por si fuera poco, también requiere un conocimiento, aunque sea básico, de los sesgos cognitivos ,es decir, de los procesos de pensamiento que en ocasiones nos llevan a distorsionar la realidad.

Tarea compleja, pero no imposible, dada la gran cantidad de información que hoy día disponemos sobre los principios de la racionalidad: contamos con multitud de plataformas y blogs sobre pensamiento crítico, la industria editorial ha hallado un filón en las obras que desvelan nuestros sesgos cognitivos, y el número de portales y blogs dedicados a la divulgación científica rigurosa no deja de aumentar. Y esta amplitud de medios refuerza una idea del artículo de McIntyre: no hay excusa para un pensamiento perezoso.

Anuncios

2 comentarios en “El ataque a la verdad en la era de la ignorancia obstinada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s