Destacado

Mi nuevo libro: El mito de la infoxicación

El mito de la infoxicación

Recientemente he acabo el proceso de autopublicación de un nuevo libro, el que hace el número cuatro (podéis consultar mis otros libros en este enlace) que lleva por título El mito de la infoxicación.

El argumento central del libro puede resumirse en estas líneas de la descripción del libro tal y como podéis encontrar en su ficha en Amazon:

Entre nuestras preocupaciones como ciudadanos de sociedades desarrolladas hay una que parece atenazarnos con especial insidia: el exceso de información. Nos sentimos bombardeados constantemente por estímulos. Nos sentimos fatigados, agobiados. Estamos,se asegura, infoxicados. No sólo preocupa esa fatiga en sí misma, sino qué podría estar causando: por ejemplo, se teme que los fundamentos mismos de nuestras sociedades democráticas estén en peligro por sofisticadas formas de manipulación y de ingeniería social.Este libro no pretende negar que el exceso de información sea un problema. Pero su tesis central sí que afirma que puede que hayamos sobredimensionado lo que supone en realidad el exceso de información.La conclusión general del libro será que la infoxicación es un mito. No en el sentido peyorativo que le damos a la palabra “mito”, esto es, algo que es falso o mentira. La infoxicación es real y puede ser un fenómeno con consecuencias graves. Más bien, la infoxicación es un mito en un doble sentido: por una parte, ofrece una explicación simple, imaginativa e intuitiva, aunque poco exacta, del origen de algunos problemas contemporáneos; por el otro, dota de significado a esos problemas, y al hacerlo nos sugiere un atisbo de solución aunque, de nuevo, quizá poco acertada. Para llegar a esa conclusión, examinaremos algunos indicios sobre cómo consumimos información de la mano de estudios sociológicos y psicológicos; veremos cómo los humanos estamos dotados de mecanismos psicológicos que nos protegen del exceso de información; hablaremos de algunos fenómenos muy actuales, como las noticias falsas, los filtros burbuja y los populismos; y comentaremos por qué tememos al exceso de información.

Es una obra que ha sido fruto en parte de varios factores: en primer lugar, un interés tanto personal como profesional por la infoxicación; en segundo lugar, un interés por la mente en general y por la ciencia cognitiva en particular; y en tercer lugar, una preocupación como ciudadano por fenómenos políticos y sociales que marcan nuestra actualidad.

Está disponible en Amazon en formato de tapa blanda.

 

¿Por qué deberíamos confiar en los científicos?

laboratory-2821207_640
Image by Ernesto Eslava from Pixabay

La historiadora de la ciencia Naomi Oreskes es autora, junto a Erik M. Conway, de un interesante libro que en español fue publicado por la editorial Capitán Swing con el título Mercaderes de la duda.

En el libro, Oreskes y Conway nos explican cómo un grupo de científicos fue pagado por representantes de ciertas industrias para sembrar la duda entre el público con respecto a temas como el cambio climático, los efectos perjudiciales del tabaco y otros semejantes.

En este 2019, la Princeton University Press ha publicado un nuevo libro de Orestes y que también promete ser interesante. Con el título Why trust science? Oreskes nos quiere mostrar las razones por las que tendríamos que confiar en la ciencia como fuente de conocimiento autorizada en temas como el cambio climático o las vacunas.

El trabajo de Oreskes parece muy oportuno, dado el clima de cierta alarma social provocada por las noticias falsas, y el escepticismo hacia cuestiones que la ciencia parece haber mostrado como bien fundamentadas fuera de toda duda razonable: por ejemplo, la realidad del cambio climático y la influencia humana en éste, o la seguridad y efectividad de las vacunas.

En el momento de escribir estas líneas no existe traducción de la obra de Oreskes. Pero la autora ya había desarrollado sus argumentos de forma condensada en otros lugares, como por ejemplo en un artículo para la revista Time o en una charla TED de título Why we should trust scientist (Por qué deberíamos confiar en los científicos). Sigue leyendo “¿Por qué deberíamos confiar en los científicos?”

La autenticidad está sobrevalorada

confucius-1124611_640
Image by Peggy und Marco Lachmann-Anke from Pixabay

Uno de los mantras de nuestra vida moderna parece ser la necesidad de ser auténtico. Es algo que nos recuerdan artistas y pensadores diversos con sus obras, sus actos y sus declaraciones. Y a estos se les ha sumado en los últimos años la figura del influencer, una especie de famoso del ámbito digital que asegura (o al menos eso nos intenta hacer creer) que es “auténtico”, ya sea por su forma de vida, por su estilo de vestir o por cualquier otro rasgo personal.

No obstante, este énfasis en la autenticidad podría tener sus costes. Es lo que argumentan Gillian McCann y Gitte Bechsgaard en un artículo para Pshychology Today en el que se preguntan si la autenticidad no estará sobrevalorada. Sigue leyendo “La autenticidad está sobrevalorada”

El papel de la educación en el consumo cultural

woman-1283009_640
Image by Pexels from Pixabay

¿Qué relación hay entre la educación y el ingreso, por un parte, y el consumo cultural por la otra? ¿Qué es más importante en las pautas de consumo cultural, la educación o el ingreso?

Los investigadores Juan Prieto Rodríguez, María José Pérez Villadóniga y Sara Suárez Fernández son los responsables de dos interesantes artículos al respecto. Sigue leyendo “El papel de la educación en el consumo cultural”

La inteligencia colectiva no existe

workplace-1245776_640
Image by Free-Photos from Pixabay

En el año 2010 un artículo publicado en Nature logró un destacable impacto en los medios generalistas. El trabajo, liderado por Anita Williams Woolley, aseguraba haber hallado la existencia de un factor de inteligencia grupal que iba más allá de la inteligencia de los miembros individuales del grupo.

Según daban a entender sus resultados, los grupos en los que se respetaba el turno de palabra, en los que sus miembros eran hábiles leyendo las emociones de los demás, y en los que había una alta proporción de mujeres, mostraban un mejor rendimiento a la hora de resolver problemas de forma conjunta.

El estudio de Woolley y su equipo fue recogido en medios como la revista Time, en los que en base a sus resultados se nos ofrecían algunas estrategias para incrementar la inteligencia grupal. Además, el artículo ha sido referenciado en otros trabajos académicos más de 700 veces.

Y a pesar de ello, un estudio del año 2017 puso en duda la veracidad del concepto de inteligencia grupal, al no poder replicar los resultados obtenidos por Woolley. Sigue leyendo “La inteligencia colectiva no existe”

La democracia representativa anhela lo que no puede tener

Asi termina la democracia

La democracia representativa anhela lo que no puede tener. Nosotros nos sentimos siempre tentados por la posibilidad de cerrar las brechas que existen en nuestra política; es decir, por la posibilidad de hacerla más honesta, más receptiva, más completa. La tecnología digital potencia de forma extraordinaria esas tentaciones. ¿Por qué no hacer que los políticos rindan cuentas más directamente por todo lo que hacen? ¿Por qué permitirles que se salgan con la suya ocultando la verdad a las personas cuyos intereses se supone que representan? ¿Por qué no ponerlos al descubierto? Sigue leyendo “La democracia representativa anhela lo que no puede tener”

El sentido de la vida, según un existencialista darwiniano

Darwin

Puede que la pregunta por cuál es el sentido de la vida no se presente a todo el mundo, o no se presente con la misma fuerza o insistencia. Aun si así fuera, no cabe duda de que para muchísima gente es una de las preguntas más urgentes, en especial a medida que nuestra vida avanza hacia la madurez o hacia la vejez.

Muchas personas encuentran el sentido de la vida en la fe que profesan dentro de una religión particular. El filósofo Michael Ruse, en un artículo para la plataforma Aeon, nos habla de una fuente de sentido alternativa: aquella que proviene de la teoría de la evolución de Charles Darwin. Sigue leyendo “El sentido de la vida, según un existencialista darwiniano”